La semana pasada nos llamaron al estudio para preparar una sesión de estudio de embarazada. Fué una sesión muy natural, ella tenía claro lo que quería, y en éstos casos para nosotros es mucho más sencillo.Aunque al final tenia intención de llevarse unas cinco fotos, para terminar llevándose un álbum digital.

Una amiga suya nos había recomendado. Siempre lo decimos, un cliente satisfecho te puede traer un nuevo cliente, uno insatisfecho te privará de diez .

Éste tipo de sesiones se suelen hacer en el primer embarazo, debido a la novedad que experimienta el cuerpo. Y es una lástima porque pocas mujeres se lo hacen cuando tienen un segundo retoño. Cuando éstos sean más mayores les harán la siguiente pregunta:

               – ¿ Por qué Miguel tiene fotos dentro de tí y yo no ?

Os dejamos una pequeña muestra del reportaje.

 

 

Prev Fotografía de boda: Antonio y Mª Carmen
Post Fotografía de comunión - Andrea

Deja tu mensaje

× ¿Cómo puedo ayudarte?