Cuando un nin@ te entra al estudio para hacerle un reportaje de comunión lo primero que piensas es cómo sacar lo mejor de él. En el caso de Andrea fue fácil, inusitadamente fácil. Ella estaba acostumbrada a posar, y así tu tarea se simplifica a la mitad. Ya no tienes que esperar a los 20 minutos para sacarles una sonrisa natural, ni se aprecia esa tensión a lo desconocido que expresa el ” pequeño modelo” al principio de la sesión.

Primero le hicimos algo  en el estudio para despues bajarnos a la playa del Voramar para terminarle el reportaje.

P.D. A ésta niña la podéis ver el 1/06/12 ( es decir, mañana)  en el programa “Me cambio de familia” de Cuatro, con su madre Penélope.

Esperemos que os gusten.

 

Prev Fotografía de maternidad - Silvia
Post Fotografía de boda: Martín & Magali

Deja tu mensaje

× ¿Cómo puedo ayudarte?